feh - fe, esperanza, hermandad

Alma, mente & corazón


Las matemáticas de Dios.

Existe una propiedad que expresa que el orden de los factores no altera el producto. El orden que rige nuestras vidas, en un aparente caos, consta precisamente de diversos principios matemáticos. ¡Es más! se dice que las matemáticas son parte de la estructura del lenguaje de Dios. Observa la naturaleza. Sencillamente complicada y magnífica. Cada detalle, extraordinario.

Detente unos momentos.

Aprecia tu vida, cada célula y átomo que constituye tu cuerpo. Mientras tus pulmones inhalan y exhalan aire, constituido por elementos químicos que no vemos; tu corazón late, bombeando sangre a cada órgano que te mantiene presente en este universo; así también nutriendo tu cerebro, el resguardo físico de tu mente; y si agregamos a toda esta gran operación una variable que representa el alma, obtenemos como resultado tu único e inigualable… SER.

Jesús mencionó…

—”Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente“. Mat. 22:37. «El primero y grande mandamiento».

En un mundo complicado, como el nuestro, he ahí la clave y el valor constante que brinda luz, paz y grandes esperanzas.

Corazón, alma y mente. Mente, corazón y alma. Alma, mente y corazón. En realidad, afectará el orden cuando se trata de una perfecta ecuación. Veamos de manera simple: nuestra alma es de Dios, nuestra mente del Espíritu y nuestro Corazón de Jesús. Los tres son uno. Armonía, sin importar tiempo, dimensión y espacio; el todo. Nosotros, una pequeñísima, pero muy valiosa parte.


COMPARTE


Fortaleza · Esperanza · Hermandad

Dosis de Fe para Aprender, Disfrutar, Meditar & Compartir.